GR 92, un sendero imposible

Costa murciana del GR92
Compartir es vivirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone

El Sendero del Mediterráneo, conocido por los caminadores como GR 92 no tiene futuro. Y si lo hubieran pensado un poco los promotores de este proyecto, jamás se habría iniciado. Este ruta de Gran Recorrido ya era inviable desde el principio. Pero la ebriedad nacional por las Olimpiadas de Barcelona debió de nublarle la vista a más de uno. A ver, que la idea inicial de hacer un GR por el litoral catalán gironés y emplear para ello los caminos que la Guardia Civil creó para vigilancia de sus costas, era buena. De hecho es uno de los tramos más atractivos.

La cosa se les complicó cuando se vinieron arriba y decidieron recorrer toda la costa hasta Tarifa (Cádiz). Quizás los promotores pensaron en hacer un sendero-gincana, para que los viajeros se dedicaran a hacer parkour por los monumentales hoteles y apartamentos que arrasan la costa, desde la provincia de Barcelona el Mar Menor en Murcia, y desde Almería hasta Málaga. Y quizás, nosotros no nos hemos enterado. Pero vista la ausencia de señalética y de homologación (la Federación Valenciana ya ha dicho que no cuentan con esa ruta) en toda la Comunidad Valenciana y en Andalucía da la sensación de que se pasaron de rosca una noche de farra en Benidorm.

Desguazado se quedaría mejor

Con esto no queremos decir que haya que abandonar los tramos que sí están señalizados. De hecho hay tramos realmente bellos, que se podrían señalizar y rehomologar con nomenclaturas diferentes. En la Región de Murcia, de Águilas a Cabo de Palos, hay todo un GR con etapas espectaculares, como la de Isla Plana a Portús. El trayecto por Cádiz es escaso, pues la mayoría de su costa es atlántica, pero está bastante virgen, si lo comparamos con su antítesis y oda al urbanismo desquiciado de la provincia de Málaga. Qué decir de Cabo de Gata (Almería) o La Albufera (en Valencia). De Cataluña lo mejor siempre ha sido la parte inicial de Girona. Hay senderos.

Serían además más fáciles de gestionar, pues la Federación y las instituciones autonómicas de cada territorio podrían actuar con mayor rapidez, sin necesidad de esperar a las demás. Creemos que va siendo hora de abrir el debate sobre la capitulación de este sendero que no ha podido ser, con la vista en lo que sí podemos preservar, potenciar y mantener de nuestro litoral.

Compartir es vivirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone

Deja un comentario