Rescates de montaña ¿gratis o con recargo?

helicóptero

Los accidentes de montaña crecen año a año. Es lógico si tenemos en cuenta que el número de usuarios no para de incrementarse (aproximadamente 3,5 millones de personas practican algún deporte de montaña en España); es inquietante si nos detenemos en las principales causas de estos siniestros: inexperiencia, mala planificación, carencia de nivel técnico y poca preparación física. Aunque de todas, la que se lleva la palma es la falta de planificación. Eso explica también que la mayoría de víctimas sean senderistas. La confianza y nula percepción del riesgo que se tiene de esta actividad lleva a muchas personas a cometer imprudencias.

Este hecho lleva a muchos medios a informar de forma torticera sobre cualquier siniestro en la montaña, y ponen el acento en la imprudencia de la persona accidentada; lo que reabre, de forma permanente, el debate sobre si los rescates deben ser gratuitos o abonados por la víctima. Es cierto que el desconocimiento no es una excusa. La FEDME, de hecho, a través del Comité de Seguridad ofrece asesoramiento y formación a las federaciones autonómicas y a la Escuela de Alta Montaña, y recientemente se ha publicado el libro Prevención de riesgos para colectivos de montaña. Y, por lo que a nosotros respecta, SenderosGR ofrece toda la información oficial disponible de los senderos de gran recorrido de España (descripciones, tracks, etc.), con el objetivo de que la ‘falta de planificación’ sea eliminada de esa lista de causas habituales en los accidentes de montaña. Pero ¡ojo!, tampoco debemos perder de vista de que ese es un debate injusto.

En una muy interesante entrevista a Manuel Taibo en Grandes Espacios, José Manuel Valázquez y Dioni Serrano formulan una pregunta que, cuando no la realiza un periodista especializado, sí que resulta incómoda: “¿Eres partidario de que el accidentado contribuya de algún modo a los gastos que conlleva su rescate y su tratamiento sanitario?“. Aquí lanzamos la pelota a vuestro tejado; para que nos deis vuestro punto de vista en los comentarios del artículo.

Nosotros sólo queremos cerrar este texto con la misma reflexión que Taibo comparte en Grandes Espacios: si los toxicómanos, las personas que llevan una mala alimentación y las que cometen otra clase de imprudencias (como las de la carretera) son atendidas de forma gratuita ¿por qué nosotros debemos pagar?

7 Comment

  1. Javier Arechaga says: Responder

    Para mi tienes parte de razón. Quizás se perdona mucho y habría que cobrar más cosas.
    Lo de la carretera no me vale porque ya pagamos (algunos) el seguro correspondiente.
    Si practicas senderismo o media montaña no compitiendo el accidente puede llegar pero es dificil. Si compites de alguna manera, para mi, debería de estar federado y sujeto a seguro.
    Cuando te pasas de tus propios límites (te cansas, te pierdes porque no sabes orientarte, te quedas colgado por desconocimiento,…) no te has preocupado de formarte …. entras en un riesgo potencial que debes asumir personal y económicamente.
    Hay deportes que te exigen unos conocimientos y unas capacidades para poder subir de nivel y desarrollar otra actividad pero: quién le pone fronteras a la montaña? Nadie, tu mismo.
    Si no te preparas físicamente, si no te formas, si no planificas tus salidas adecuadamente o no respetas las indicaciones eres tu el responsable de tus actos y de tus fronteras. Asume.
    Esto es aplicable a otras muchas actividades, que lo apliquen.
    Te puedes poner malo en cualquier momento, en la montaña o en la ciudad. Puedes caerte o patinar en cualquier momento en la montaña o en la ciudad. No he visto a nadie rapelando por la fachada de casa, menos mal, asi no se cae nadie, pero he visto a muchos a 2000-3000 metros en Picos o Pirineos con lo puesto y tener que subir el helicóptero de la GC para sacarlos por la entrada de un frente que les pilla en pelotas literalmente.

  2. Miguel Ángel says: Responder

    No veo justo que se cobre a una persona por un accidente en el monte mientras que millones de fumadores le pagamos sus medicinas pruebas medicas y tratamiento todos los demas. Siento que la gente que va al monte esta discriminada.

  3. Es un tema polémico porque plantea una dicotomía entre solidaridad social y responsabilidad personal. Entiendo que lo ideal sería que se juzgara cada caso en función de la negligencia cometida. Personalmente me parece que decantarlo todo a una mera cuestión de estar o no federado hiede un poco a negocio, a intimidar al personal para que pague una cuota metiendo miedo con los graves peligros de la montaña y el pastón que se va a tener que gastar como ocurra algo.
    Hacer recaer toda la responsabilidad en el usuario es pasarse por el forro el principio de solidaridad, y no debería aplicarse cuando el accidente es por causas fortuitas, o incluso por una negligencia de carácter leve. Todos tenemos derecho a equivocarnos, y no es lógico ser implacables con el error (humano, a fin de cuentas).
    Otra cosa es una imprudencia voluntaria, una provocación abierta a los elementos; una insensatez. Ahí, en esos límites es donde debería aplicarse el pago de los gastos, amén de una multa por ponerse en riesgo a uno mismo y a todo un dispositivo técnico y humano.
    Como suele decirse, en la voluntad está el pecado. La inexperiencia no debe ser castigada, sino corregida con pedagogía (cursos, salidas en grupo, etc.). La temeridad sí es susceptible de sanción y reprobación.
    A lo mejor estoy equivocado en esta impresión mía que comentaba, pero para contrastar vuestras opiniones: ¿no os parece que las federaciones regionales tienden a fomentar el miedo a la montaña para ganar suscriptores?
    Saludos, gerreristas.

    1. Miguel Ángel says: Responder

      Estoy de acuerdo con tu opinión. Creo que es justa y correcta.

  4. Hola, en primer lugar si somos muchos y cada vez mas, los se practicamos una determinada actividad, eso significa, entre otras cosas, que somos muchos también pagando impuestos. En segundo lugar, la solución pasa por sancionar la negligencia la temeridad. Yo estoy curado de espanto con imágenes de personas haciendo autenticas barbaridades, la mas común, esos padre con trineos de plástico de la conocida marca, deslizando a sus cachorros por placas de hielo, porque aun no sabemos diferenciar hielo y nieve. O la de subir a ver nieve con los pantalones vaqueros elásticos con las “zapas” de moda su siendo bajando por trialeras de piedra, pero nada que no sepáis, “nada nuevo en el viejo mundo”. Sanción en vez recaudación. Un saludo.

  5. Cada uno tenéis parte de razón, se ven muchas personas que suben a la montaña sin evaluar su capacidad física, el conocimiento de la zona, el equipamiento etc, es decir cometiendo muchas imprudencias y negligencias, pero también es verdad que estamos hartos de que nos digan que no nos tiremos de cabeza al mar o pantanos o pozas por ejemplo, y sigue habiendo personas que se quedan tetrapléjicas, y nadie dice o piensa que haya que cobrarles los rescates y los tratamientos…pues todos iguales ¿no?

  6. Javier Arechaga says: Responder

    No se de que comunidades estáis respondiendo y quizás en cada una encontremos matices distintos.
    Yo estoy en el País Vasco y he estado en la federación territorial. Puedo mantener que no ha habido presiones en mi tiempo y no creo que tampoco existan ahora. Aquí ha existido en mi generación una cultura de que en los Piris un rescate por los franceses te costaba la vida y nos hemos ido haciendo. El porcentaje de federados es muy alto en nuestra provincia.
    Por otra parte soy socio de un club de Madrid y me parece bien la política que llevan de federado o pagar seguro de día a un precio razonable que te lo gestionan ellos.
    Tengo amigos que practican montaña desde hace mucho en territorio nacional y extranjero y no están federados porque prefieren las coberturas de un seguro privado.
    He vivido el accidente de un compañero en estación de esquí que se lo ha cubierto el seguro de accidentes del coche, ….
    Hay muchas formas de evitarse problemas posteriores.
    Soy socio de otro club de Bilbao a cuyo presidente le pudo costar un disgusto un accidente de otro miembro del club por ser el responsable de la organización.
    Mi único afán durante mi tempo en la federación fue formar a los federados en seguridad ofertando cursos subvencionados con sus cuotas y ofrecidos por la escuela de alta montaña.
    La gente pasa de ello.
    Estoy federado en tiro. La actividad está regulada por ley y la categoría permite acceder a unos tipos de armas y unas actividades concretas previa demostración de la capacidad y el cumplimiento de unas normas. En 35 años no he visto un accidente en tiro y varios en montaña, estos por negligencias.
    No se trata de comparar con los malos ni de quitar derechos. Solamente sentido común y respetar las normas.
    He visto hacer encuestas bajando de Goriz y he contactado con grupos GREIM. Es un cachondeo las cosas que puedes oir con respecto a las respuestas y los comentarios.
    Respeto a la montaña. Es muy bonita pero puede ser muy dura. Disfrutarla

Deja un comentario