La princesa Xena acepta el reto de SenderosGR

Xena con los brazos en alto

“¡Qué diablos! En peores embolaos me he metío” La otrora archienemiga de Hércules, envió su ficha de inscripción para los 3 GR del reto por los cauces oficiales, y accedió a respondernos unas preguntas, vía skype, ante nuestra agradable estupefacción.

– Nos ha sorprendido ver que te mueves por estos lares del senderismo…
– La cosa es sencilla: una mañana me desperté en un pajar con una resaca del copón, y me di cuenta de que el egoísmo y la codicia no son la manera de vivir; eché a andar, por aquello de refrescarme el gaznate una miaja en el río, y a lo tonto me aticé 45 kilómetros. Me encontraba tan bien que introduje el senderismo en mi rutina diaria. Claro, que en mi pueblo lo llamamos ‘darse un garbeo por el monte’.

Xena tumbada en un pajar
Xena tumbada en un pajar con una resaca del copón

– ¿Crees que los retos son un poco de chichinabo?
– Bueno, a ver… Yo estoy acostumbrada a dar hostias como panes, y esto que proponéis no son más que zarandajas para bajarme las jumeras los domingos; pero entiendo que la mayoría son unos flojeras. Para el nivel que hay por ahí… está bien. Y yo soy muy de proteger a los débiles y esas cosas.

– Chuck Norris nos comentó cuando le invitamos, que él no se apuntaba porque “le parecía de sarasas” nuestra propuesta.
– Chuck Norris es un gilipollas y un rencoroso. Nunca ha aceptado que le ofrecieran a Van Damme ser el pregonero del Orgullo antes que a él. Y si te fijas en su trabajo, casi siempre lo llevan en coche a todos lados. No se apunta porque es un caquitas, como todos los yanquis, que van en coche hasta para ir al váter.

– Por último y por no robarte más tiempo ¿qué nos aconsejarías a los profanos que afrontemos los retos?
– Que cada uno es lo que hace de sí mismo, y que puede volver a crearse cada segundo de su vida. Un día puedes estar en un retrete esnifando frenadol porque te has quedado sin pasta, pero al día siguiente lo puedes petar. Miradme a mí, que antes era más mala que pegarle a un padre en la puerta de un cine y encima escupirle, y ahora me acuesto sobria todas las noches con una rubiaca que flipas.

1 comentario

  1. Javier Arechaga dice: Responder

    Me parece fuera de lugar una sarta de paridas tan grande.
    Sera lo que se lleva ahora?
    Lo siento, ya estoy mayor y muy andado para digerir algo asi.
    No creo que se le haga ningun favor al blog.
    Un abrazo

Deja un comentario